Si tu saltas yo salto, ¿recuerdas? No me alejaré de tu vida sin saber que estarás bien, eres todo cuanto quiero.

"Verás, siempre llevo cuanto necesito: aire en mis pulmones y unas cuantas hojas de papel en blanco. Me encanta despertarme por la mañana sin saber qué me deparará el futuro, a quién conoceré o dónde me llevará la vida. Creo firmemente que la vida es un regalo y no pienso desperdiciarla. Nunca se sabe qué cartas repartirá la próxima vez; aprendes a aceptarla tal como viene, así, cada día cuenta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada